Problemas mecanicos en los coches

La falta de mantenimiento en los coches es un problema muy común, en ocasiones no porque no se quiera hacer, a veces pasa que no se lleva un control y se le hacen cambios de pieza al azar, después no recuerda cuáles ya no necesitan atención y cuáles sí. Por ello es recomendable hacer una planificación para dicho proceso, de esta manera se tiene mejor control sobre los cuidados preventivos y así todo funcione de manera óptima.

Aun con los cuidados oportunos es probable que surjan problemas de manera inesperada, sobre todo en los que recae mayor trabajo. Es esencial que cuando algo no funcione bien tenga, aunque sea, algo de noción sobre el componente que esté presentando la falla. En consecuencia podría encontrar una posible solución, tenga en cuenta que muchas averías son bastante complejas a pesar de ser comunes y suele ser difícil detectar su origen.

Tipo de averías

  • Batería y arranque: si enciende el vehículo y escucha sonidos extraños o no hace nada, podría ser indicador de que la batería ya no sirve y deba sustituirla, o que no funcione el motor de arranque.
  • Alternador: si la aceleración no tiene un correcto desempeño, esta pieza podría ser la causante. Para evitarlo es preferible hacer revisiones con frecuencia de ella.
  • Fuga de aceite: se denota fácilmente al ver el piso donde estaciona el coche, manchado de negro. Revise el filtro de aceite o las empacaduras del motor.
  • Fuga del radiador: se manifiesta igual a la anterior, pero la mancha es de anticongelante y enfría menos el aire acondicionado. Sería señal de que requiere una revisión de las abrazaderas y mangueras, que son los que, por norma general, al desplazarse o romperse tienen botes.
  • Explosiones o vibraciones: al conducir, cuando aparece este tipo de señales, son indicadores de que falta afinación de los cilindros, o hay algún otro desperfecto con ellos.
  • Humo del escape: si el combustible está contaminado este cambia de color o emite cantidades desproporcionadas del mismo, y ello es dañino para el motor.
  • Frenos: si ellos producen ruidos extraños en el frenado o no tienen la misma efectividad, es muestra de que necesitan mantenimiento. Son piezas que sufren desgaste por su uso, y se nota al tener que pisar el pedal cada vez más.

Todo lo anterior le demuestra lo fundamental que es prestarle atención a los diferentes comportamientos de su vehículo. Si al hacer el mantenimiento o revisión debe sustituir alguno de sus componentes, puede optar por recambios coche segunda mano. Estos los puede conseguir en los desguaces a muy buenos precios y si es un establecimiento legal le darán garantía.

Comentarios cerrados.